Académicos

Informe de DD.HH. UDP acusa temas pendientes en derechos laborales

22/10/2015

img .

En su 13º edición, el documento aborda temas como la tortura, la diversidad sexual, los derechos de los adultos mayores y la situación de mies y refugiados.

Poniendo énfasis en los derechos de los trabajadores - a propósito de la cuestionada ley que pretende reformar las relaciones contractuales entre empleadores y trabajadores - se realizó la presentación de la 13º versión del Informe de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales.

Ésta, a lo largo de 10 capítulos, aborda temas como los derechos de los adultos mayores, diversidad sexual, la situación de los migrantes y refugiados en Chile, además de los casos de tortura que afecta a la población penal en Chile.

Como en años anteriores, el informe elaboró un texto especialmente dedicado a los derechos de los trabajadores en Chile. Es así como el capítulo “La reforma laboral y los estándares internacionales de derechos humanos”, reflexiona en torno al actual proyecto de Reforma Laboral que impulsa el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Al respecto, el informe concluye que el proyecto del Gobierno “no transforma el sistema de relaciones laborales vigente, sino que al contrario: profundiza el intervencionismo estatal en las relaciones colectivas de trabajo; agudiza la construcción de un sindicalismo débil; coarta el ejercicio de la libertad sindical y, en definitiva, mantiene el modelo impuesto por el Plan Laboral de la dictadura, perpetuando las brechas de desigualdad económica y social existentes en el país”.

Con estos antecedentes el editor general del Informe, el académico e investigador Tomás Vial, explica que el texto recomienda “aplicar las normas de la OIT, porque como ellos establecen la negociación colectiva es algo que se decide libremente por todos los actores, no habiendo una restricción al respecto. Nuestra legislación, en cambio, dice que sólo se puede resolver a nivel de empresa, cuestión que contradice las exigencias internacionales”.

Por otra parte, el documento también da cuenta de la debilidad institucional respecto a la protección de los adultos mayores, ante lo que el informe propone –según detalló Vial– “garantizar el derecho a la seguridad social. Porque el informe señala que no existe un derecho a la seguridad social de acuerdo a los estándares internacionales porque el sistema de capitalización individual no es un sistema de seguridad social”.

Por otra parte, el capítulo “La tortura en Chile: estado actual desde la reforma procesal penal”, denuncia que en Chile se producen “de manera más menos extendida”, dos formas de tortura. Aquella  judicial, “como herramienta procesal, practicada por funcionarios ligados al sistema de justicia criminal, y  la  ejercida  por miembros de Gendarmería, que preferentemente adopta la forma de castigo, suplicio o represión”.

Ante esto, el Defensor Nacional Público, Andrés Mahnke, aseguró que “efectivamente donde tenemos mayores problemas de afectaciones a los derechos humanos es en las etapas de investigación policial y, luego en la etapa de ejecución de la sentencia”. Especificó que esto ocurre “por la ausencia de control jurisdiccional, en este caso, no por la existencia de un régimen autoritario sino porque el Estado no está lo suficientemente desarrollado en dichos ámbitos”.

La representante de la Corporación Humanas, Kena Lorenzini, comentó el capítulo que hace referencia a la diversidad sexual en Chile, enfatizando que “ésta la constituyen todas las categorías que refieren a preferencias sexuales: lesbianas, bisexuales, intersexuales, trans, heterosexuales y otros. Entonces lo más evidente en este capítulo es que los derechos humanos no son reconocidos por igual para todas las personas, sino sólo para aquellas que manifiestan la preferencia por la heterosexualidad”.

Finalmente, la directora del INDH, Lorena Fries, se refirió  al  capítulo  referente a las recomendaciones que hace el Comité de DDHH de Naciones Unidas a Chile sobre la materia y a la dificultad del Estado chileno para incorporar los derechos humanos, tanto en el discurso como en la institucionalidad y en las políticas públicas. Debido al modelo neoliberal que lo redujo y segmentó, señaló, el Estado chileno no está construido pensando en eso, agregó. De hecho, puntualizó el INDH fue uno de los últimos en crearse en América Latina y si bien la nueva Subsecretaría es una avance, no es suficiente.

En ese sentido, sentenció, “ha sido la sociedad civil la que ha sostenido el discurso de los derechos humanos”, a través de una multiplicidad de organizaciones. El problema, advirtió, es que existe una tremenda segmentación que finalmente termina en el desarrollo de agendas corporativas.

De cualquier modo, la autoridad instó al Centro de DDHH UDP a que continúe elaborando el Informe Anual, el cual dijo, ha sido una verdadera “hoja de ruta” para el ámbito de los derechos humanos en Chile.

La ceremonia contó con la participación de la Directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Lorena Fries; del Defensor Nacional Público, Andrés Mahnke, y de la investigadora de Corporación Humana, Kena Lorenzini, quienes comentaron el texto. Presidieron el acto el decano de la Facultad de Derecho, Juan Enrique Vargas, y la directora del Centro de Derechos Humanos, Judith Schönsteiner. El editor general del Informe, Tomás Vial, fue el encargado de presentar sus principales contenidos.