Académicos

Sociólogo estadounidense analizó crisis estructural de los 'sistemas-mundos'

26/10/2015

img Immanuel Wallerstein, sociólogo estadounidense en Cátedra Globalización y Democracia.

Immanuel Wallerstein se presentó en la UDP en el marco de una nueva versión de la Cátedra Globalización y Democracia.

Los actuales problemas de un mundo globalizado, la declinación del poder de las potencias económicas y cómo este fenómeno repercute en los actuales sistemas latinoamericanos, fueron algunos de los temas tratados por el sociólogo estadounidense, Immanuel Wallerstein, quien llegó hasta la Universidad Diego Portales para encabezar la charla “La declinación del poder hegemónico de Estados Unidos”, que se llevó a cabo en el marco de una nueva versión de la Cátedra Globalización y Democracia que organiza la Facultad de Economía y Empresa UDP. 

Durante su presentación, el académico norteamericano realizó un extenso análisis respecto a la crisis estructural de lo que él llama los “sistemas-mundos”, ya que según señala, el proceso actual de globalización es contestable, pero desde una perspectiva que permita reflexionar a partir de un pensamiento global y no localizado en las ya tradicionales hegemonías de poder dominadas por Estados Unidos o Europa.

Siguiendo esta línea argumentativa, el Ph.D de la Universidad de Columbia, plantea que en la actualidad las sociedades viven en un “sistema-mundo” que no puede depender del pensamiento autónomo de las potencias mundiales imperantes, sino que como él asegura: “pensar globalmente es esencial”, porque lo primordial es pensar de forma colectiva para luego centrarse en la particularidad de los países.

Wallerstein advierte que “el capitalismo no se trata de una cuestión de trabajo asalariado; no tiene que ver con la producción para obtener ganancias, ni mucho menos tiene que ver con una cuestión de lucha de clases porque todas estas características han existido por miles de años”.  

Asegura que “la definición definitiva de un sistema capitalista es que en su interior existe la acumulación incesante de ganancias. Este sistema ha existido por más de 500 años teniendo un gran éxito, pero al ser un sistema  que tiene vida el capitalismo nunca será eterno”.

El académico estadounidense detalla que el llamado “sistema-mundo” tiene relación con una serie de mecanismos que redistribuyen los recursos desde la periferia hacia el centro –en este caso del mundo globalizado– donde el centro representa a los países industrializados; la periferia a los países en vías de desarrollo; mientras que el tercero hace referencia a los países subdesarrollados.  

Considerando este planteamiento, Wallerstein, señala que el capitalismo no se puede sostener por si solo porque, ante la globalización “el libre mercado es un enemigo de la acumulación capitalista porque en el análisis clásico de lo que podemos llamar el ‘mercado perfecto’ no es bueno tener una multitud de vendedores o una multitud de compradores porque no podrían acumular las ganancias esperadas”.