Académicos

Mesa redonda UDP: Vínculos entre periodismo y literatura

11/11/2015

img .

El encuentro se llevó a cabo a propósito del último Premio Nobel de Literatura otorgado a la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich.

Una gran sorpresa causó en el mundo de la literatura el último nombramiento del Premio Nobel de Literatura que en esta ocasión recayó en la periodista bielorrusa Svetlana Alexiévich, reconocida en el mundo de las letras por sus libros donde relata de forma casi documental, las catástrofes por las que tuvieron que enfrentar las personas que vivieron bajo el régimen de la Unión Soviética.

A propósito de este importante nombramiento, la Facultad de Comunicación y Letras de la Universidad Diego Portales, organizó la mesa redonda “Literatura sin ficción. Una Nobel Periodista”, que contó con la participación del Rector UDP Carlos Peña, la historiadora especializada en historia contemporánea, Olga Ulianova; el escritor y académico UDP Rafael Gumucio;  la periodista Paula Escobar y la decana de la Facultad de Comunicación y Letras UDP Cecilia García Huidobro.

Svetlana Alexiévich, es una destacada periodista y novelista de no ficción que fue galardonada con el último Premio Nobel de Literatura. En sus libros aborda sus temas con técnica de montaje documental, retratando las experiencias del hombre soviético y sus consecuencias tras la caída de la URSS en 1990.

En sus textos abunda el drama y la historia, ya que intenta dar cuenta -por ejemplo- de las vivencias de los niños tras la invasión de la URRSS a Afganistán en Los chicos de cinc (1989);  narra los suicidios de aquellas personas que no pudieron sobrevivir al fin de la ideología comunista en Cautivados por la muerte (1993); o da cuenta de la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil en su aclamada obra Voces de Chernóbil (1997).

Durante la discusión, el Rector UDP Carlos Peña, valoró el hecho de que el Nobel haya recaído en una periodista e indicó que en nuestra Facultad “se abriga el convencimiento de que la literatura y el periodismo tienen muchos elementos en común que van mucho más allá del mero hecho de compartir la lengua y la escritura”.

Siguiendo con la idea, la decana de la Facultad de Comunicación y Letras UDP, Cecilia García Huidobro, explica que “una buena novela siempre tiene que tener alguna representación de la realidad. En un texto de ficción esa representación de la realidad no está construida sobre datos o no tiene la obligación de estar construida con estos datos como es el caso casi obligatorio del periodismo. A la inversa, en el caso de la no ficción, existe un pacto entre el escritor y el lector donde ambos asumen que los datos son reales y, por lo tanto el relato se asume como verídico”.

Por su parte, Rafael Gumucio remarcó el hecho que la versión 2015 del Nobel de Literatura haya sido entregado a una mujer, ya que según informó, éste sólo ha sido entregado a un total de 14 escritoras a la largo de su historia.

“Es muy importante que este premio se haya entregado a una mujer. En sus libros se puede evidenciar que ella es muy parecida mental y temperamentalmente a los personajes de sus libros, transmitiendo esa pasión y ese tipo  de locura propia de sus personajes”.

Finalmente la historiadora experta en la Unión Soviética, Olga Ulianova, se refirió a los inicios periodísticos de la autora de la Época del desencanto (2014), quien previo a la época de la Perestroika tuvo muchos problemas para cubrir las noticias que acontecían en la URRSS.   

“Hablar de periodismo antes de la Perestroika era muy difícil en los países satélites de la Unión Soviética, porque sólo se podía informar de asuntos oficiales. Después de la apertura que trajo consigo la Perestroika el periodismo tuvo un rol más bien de denunciante aunque carecía de mecanismos de control”.