Académicos

Despenalización del aborto en Chile: perspectiva legal, médica y bioética

17/11/2015

img Dr. Fernando Zegers, Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana de la Universidad Diego Portales

El tema fue desarrollado en el Simposio internacional organizado por el Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana de la Universidad Diego Portales.

Con el objetivo de contribuir al debate público  en torno a la ley que busca despenalizar el aborto en Chile; el Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana UDP en conjunto con la Universidad de Edimburgo, realizaron el Simposio Internacional “Derechos reproductivos y el derecho al aborto”, donde se entregó una perspectiva legal, médica y bioética respecto a las tres causales de aborto que discute actualmente el parlamento.

La jornada de discusión –encabezada por el Dr. Fernando Zegers, Director del Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana UDP – se refirió al proyecto de Ley que pretende despenalizar el aborto en tres causales específicas: cuando la vida de la mujer está en peligro, cuando existe inviabilidad del feto o en los casos en que la mujer es víctima de una violación.

Entregando una perspectiva ética-legal del problema, el Rector UDP Carlos Peña, realizó un análisis respecto a la pregunta ¿cuándo una vida humana comienza a tener importancia moral? Ante esto, Peña señaló que el llamado “nasciturus”  (término que se utiliza para aquel que no ha nacido, pero que ya ha sido concebido) “carece de personalidad y no es titular, por lo mismo, de derechos fundamentales. Aunque esto no significa que no merezca protección. Por el contrario, por supuesto que la merece, pero esa protección no posee el carácter de un derecho fundamental como aquellos que son titulares las personas”.

Siguiendo con esa línea, la Dra. Sarah Chan de la Universidad de Edimburgo, enfatizó que “la humanidad biológica no es suficiente para otorgar el estado de personalidad”. Para ejemplificarlo, Chan asegura que “las células humanas son efectivamente humanas desde el punto de vista biológico, pero no son estrictamente personas desde el punto de vista moral”.

Según especificó “esto no significa que todas las personas que existen deben ser humanas. Por ejemplo si vamos al caso ficticio de Mr. Spock de Star Trek, nadie dudaría de su condición de extraterrestre y, por tanto, no sería humano, pero sin dudas que él podría ser una persona”. 

Porque “experimentos filosóficos han propuesto que si fuéramos a conocer a seres de otros planetas estos obviamente no serían biológica, genética o físicamente humanos; pero pueden haber razones por las cuales deberíamos respetar el valor de sus vidas y tratarlos como seres con un estado moral”.

Por su parte y para entregar la visión comparada del problema, la Dra. Jeni Harden de la Universidad de Edimburgo, cifró en más de 11 mil casos de aborto sólo en 2014, asegurando además que más de un tercio de las mujeres en Escocia han tenido por lo menos una interrupción del embarazo a lo largo de su vida.

Es por eso que la Dra. Harden explica que la decisión de interrumpir el embarazo no está en manos de los médicos hombres, ya que son “las mujeres quienes se llevan la mayor parte del juicio que se emite en estos casos. Son precisamente ellas quienes llevan la carga de la experiencia física del aborto y el juicio moral asociado a él”.

El encuentro –que se desarrolló en una doble jornada en la Biblioteca Nicanor Parra UDP–contó además con la participación de Claudia Dides (Fundación MILES Chile); Dr. Mauricio Besio (PUC); Dra. Paulina Tronocoso (Minsal); Lidia Casas (UDP); Graeme Laurie (U. Edimburgo); Antonio Bascuñan (UAI); Rodrigo Salinas (U. de Chile); Rodolfo Figueroa (UDP); Ximena Luengo (U. de Chile); Yañira Zúñiga (U. Austral); Dr. Carlos Barrera (H. Barros Luco); Dr. Hernán Muñoz (U. de Chile); Dra. Carmen Astete (U. del Desarrollo); y Andrea Huneeus (U. de Chile).