Académicos

Realidad migratoria: Análisis de los desafíos en Chile y América del Sur

02/12/2015

img .

El encuentro, organizado por el Centro de Derechos Humanos, contó con la participación de especialistas de Argentina, Uruguay, Brasil, Chile y Paraguay.

Con el fin de entregar soluciones concretas respecto al creciente fenómeno migratorio en Chile - y ad portas de la elaboración de un nuevo proyecto de Ley de Migraciones que será presentado al Congreso durante el primer trimestre de 2016 - la Facultad de Derecho UDP organizó el seminario internacional “Migraciones, Nacionalidad y Derechos Humanos. Tendencias y desafíos en América del Sur”, el cual buscó comparar la realidad migratoria chilena con la que enfrentan el resto de los países de la región.

El seminario –cuyos coorganizadores fueron de Servicio Jesuita Migrantes, CELS (Argentina), el Centro de DDHH UDP y la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado– intentó poner en discusión la actual normativa que se basa en una política restrictiva donde los extranjeros son vistos como una amenaza para la fuerza laboral nacional.

En relación a la dirección que debe tomar la futura legislación sobre migrantes en Chile, la profesora de la Clínica Migrantes y Refugiados UDP, Delfina Lawson, aseguró que ésta “tiene que ser una política que debe tener un enfoque en los derechos porque en primer lugar, debemos reconocer el  derecho humano a migrar y, desde ahí queremos que se vaya tiñendo toda la normativa; reconociendo que son personas que deben tener derecho a la salud o a la educación, independiente de su situación migratoria”.

Desde la experiencia argentina, el director Nacional de Migraciones, Martín Arias Duval, argumentó que “las políticas migratorias voluntaristas y restrictivas han fracasado en el mundo. Ejemplo de esto es la política migratoria de EE.UU. donde el presidente Obama no ha podido superar la discusión respecto a la regularización de 15 millones de personas que hay dentro del territorio de Estados Unidos”. 

En contrapartida –complementó Arias Duval– “el modelo de políticas realistas y abiertas tiene en cuenta la responsabilidad de los estados en el desarrollo humano,  la garantía de los derechos humanos sin discriminación y la necesidad de generar condiciones que favorezcan  o faciliten la integración del migrante a la sociedad de recepción”.

En esa línea, el miembro del Comité de Expertos de las Naciones Unidas, Pablo Ceriani, argumentó que para entregar solución laboral a los más de 100 mil peruanos, 66 mil argentinos  y 34 mil bolivianos residentes en Chile, debe existir una política pública que vaya en directa relación con la regularización de su situación migratoria.

Agregó que “en materia de trabajo, sabemos muy bien que la regularidad migratoria es un elemento imprescindible para garantizar el derecho al empleo, porque no existe ninguna ley migratoria –ni siquiera las más avanzadas– que reconoce el derecho a trabajar a una persona en situación migratoria irregular”.

Añadió que “la regularización migratoria en el ámbito laboral también es un elemento que puede contribuir a la prevención y a la reducción de la explotación laboral, al trabajo infantil, la trata de personas, entre otros”.  

Finalmente, el académico UDP y miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Felipe González, expresó que “yo haría un llamado para que las autoridades de Gobierno, más allá de cuáles sean las circunstancias electorales o políticas, avancen definitivamente en el reconocimiento de los derechos políticos de los migrantes en Chile para que estos definitivamente puedan expresar su derecho a voto, sobre todo, si estas personas tienen residencia permanente en nuestro país”.