Investigación

Estudio propone Seguro de Longevidad para financiar la Cuarta Edad

26/11/2015

El aumento de expectativas de vida de la población puede ser financiado en forma más eficiente mediante la combinación de ahorros previsionales y un seguro de longevidad.

 

Un reciente estudio para Chile, Colombia, Perú y México determina que el aumento de expectativas de vida de la población puede ser financiado en forma más eficiente mediante la combinación de ahorros previsionales y un seguro de longevidad para edades avanzadas.
La fórmula propuesta es parte del estudio encargado por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) en 2015 a Solange Berstein (BID) y realizado en conjunto con los académicos Marco Morales (profesor del Departamento de Economía de la Fac. de Economía y Empresa de la U. Diego Portales) y Alejandro Puente (U. Santo Tomás).
El envejecimiento de la población ha sido una de las principales causas por la cual, en muchas partes del mundo, se está avanzando hacia sistemas de pensiones basados en planes de contribución definida (CD) más que en beneficio definido (BD), como resultaba tradicional. Sin embargo, esto ha implicado transferir riesgos a los individuos reduciendo el elemento de seguro al interior de los sistemas. Tiene sentido el financiar con ahorro una etapa que ahora tiene mayor probabilidad de ocurrencia, pero aun así hay espacio para las ventajas de un seguro, especialmente para el financiamiento de beneficios a edades avanzadas.
En este estudio se analiza como un seguro de longevidad puede contribuir al financiamiento eficiente de beneficios de pensión en el contexto de los sistemas de CD de cuatro países. Un seguro de longevidad permite cubrir este riesgo para el caso de retiro programado o situaciones en las cuales se permita el retiro de los fondos ahorrados en forma de suma alzada, donde hoy no está cubierto. A su vez, al no desviar recursos a mayores pensiones de sobrevivencia o herencia, y reducir el costo de las rentas vitalicias, permite también aumentar las pensiones en general, más que un aumento equivalente en las tasas de cotización.
Este esquema permite también incorporar elementos de solidaridad a los sistemas de CD, entre géneros y respecto de personas de mayor vulnerabilidad. También conlleva mayor eficiencia de los sistemas no contributivos aumentando su sustentabilidad y el nivel de beneficios.  El aspecto más importante está en entregar protección frente a un evento que, como todo seguro, tiene mayor valor para quienes tienen menor capacidad de hacer frente a su ocurrencia. Esto va más allá del valor monetario de las prestaciones; cuando no se tienen las herramientas para afrontar la etapa de edad avanzada.
 

Un reciente estudio para Chile, Colombia, Perú y México determina que el aumento de expectativas de vida de la población puede ser financiado en forma más eficiente mediante la combinación de ahorros previsionales y un seguro de longevidad para edades avanzadas.
La fórmula propuesta es parte del estudio encargado por la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones (FIAP) en 2015 a Solange Berstein (BID) y realizado en conjunto con los académicos Marco Morales (profesor del Departamento de Economía de la Fac. de Economía y Empresa de la U. Diego Portales) y Alejandro Puente (U. Santo Tomás).
El envejecimiento de la población ha sido una de las principales causas por la cual, en muchas partes del mundo, se está avanzando hacia sistemas de pensiones basados en planes de contribución definida (CD) más que en beneficio definido (BD), como resultaba tradicional. Sin embargo, esto ha implicado transferir riesgos a los individuos reduciendo el elemento de seguro al interior de los sistemas. Tiene sentido el financiar con ahorro una etapa que ahora tiene mayor probabilidad de ocurrencia, pero aun así hay espacio para las ventajas de un seguro, especialmente para el financiamiento de beneficios a edades avanzadas.
En este estudio se analiza como un seguro de longevidad puede contribuir al financiamiento eficiente de beneficios de pensión en el contexto de los sistemas de CD de cuatro países. Un seguro de longevidad permite cubrir este riesgo para el caso de retiro programado o situaciones en las cuales se permita el retiro de los fondos ahorrados en forma de suma alzada, donde hoy no está cubierto. A su vez, al no desviar recursos a mayores pensiones de sobrevivencia o herencia, y reducir el costo de las rentas vitalicias, permite también aumentar las pensiones en general, más que un aumento equivalente en las tasas de cotización.
Este esquema permite también incorporar elementos de solidaridad a los sistemas de CD, entre géneros y respecto de personas de mayor vulnerabilidad. También conlleva mayor eficiencia de los sistemas no contributivos aumentando su sustentabilidad y el nivel de beneficios.  El aspecto más importante está en entregar protección frente a un evento que, como todo seguro, tiene mayor valor para quienes tienen menor capacidad de hacer frente a su ocurrencia. Esto va más allá del valor monetario de las prestaciones; cuando no se tienen las herramientas para afrontar la etapa de edad avanzada.