Investigación

Laboratorio de Nanotecnología UDP crea proyectos con nuevas aplicaciones tecnológicas

22/08/2016

img .

El programa ha trabajado diversas iniciativas que han servido para desarrollar nuevas aplicaciones tecnológicas a nivel industrial.

En 2013 la Facultad de Ingeniería de la Universidad Diego Portales se adjudicó un fondo para implementar el primer Laboratorio de Nanotecnología, cuya principal misión apuntó a la investigación en nanomateriales buscando fabricar y estudiar diversos sistemas nanoestructurados con promisorias aplicaciones tecnológicas.

Este Laboratorio –a cargo del profesor e investigador de la Facultad de Ingeniería UDP, Roberto Lavín– permite a los futuros ingenieros adquirir conocimientos en nanotecnología y nanociencia, para posteriormente aplicarlos a la industria y otras tecnologías asociadas.

En la etapa de inicio del proyecto Fondecyt “Ordered magnetic nanostructures: fabrication and characterization”, se adquirió equipamiento básico para la fabricación de algunos sistemas nanoestructurados, junto a la adquisición de otros  equipamientos científicos altamente tecnológicos asociados a la nanotecnología. 

Según explica Roberto Lavín, el objetivo de este laboratorio es desarrollar investigación en nanomateriales para la generación de nuevos conocimientos que abran el camino para nuevas aplicaciones tecnológicas. La fabricación y estudio de nanomateriales es un área de investigación prominente, debido a las diversas e importantes aplicaciones tecnológicas asociadas a esta disciplina.

El académico especifica que el Laboratorio “se ha dedicado a la investigación científica para fabricar nanoestructuras magnéticas, con el fin de  entender su comportamiento físico. Para ello hemos fabricado nanomembranas con poros del orden de 20 a 80 nanómetros de tamaño”.

Lavin detalla que éstas “son nanomembranas que tienen un poro cilíndrico bien homogéneo, los que están ordenados de manera espontánea en una forma hexagonal (como un panal de abejas), utilizándola como molde para depositar materiales en la superficie y al interior de la membrana, estudiando además las propiedades magnéticas de esas nanoestructuras en función de la geometría y de su composición”.

En el aspecto tecnológico –amplia Lavín– “hemos tratado de mejorar las propiedades mecánicas del hormigón, por ejemplo. El hormigón tiene un buen comportamiento de comprensión y es por eso que se utiliza en el desarrollo de grandes estructuras, pero sin embargo no tiene un buen comportamiento con la flexión y la erosión”.

Agregó que “para tratar de mejorar las debilidades del hormigón, nosotros dopamos a este material con nanoestructura de carbono, para lograr finalmente mejorar las propiedades mecánicas en el orden del 50 por ciento, lo que significa que con el mismo volumen de hormigón la estructura puede soportar una carga 1,5 veces mayor a una estructura normal”.             

Otra de las aplicaciones de la nanotecnología se refiere al proceso de extracción del llamado biogás. De acuerdo con el profesor Lavín “cuando estábamos estudiando el proceso de producción del biogás nos dimos cuenta que éste se produce por unas bacterias metanogénicas, las que necesitan de algunos macronutrientes que pueden ser administrados en el nivel nanométrico”.

Lavín señaló que la intención de este laboratorio es  que éste logre constituirse como un Laboratorio que realice investigación de alto nivel y de forma colaborativa con otras disciplinas, de tal manera de producir conocimiento directamente aplicado y prototipos de aplicaciones  tecnológicas. Para ello, se cuenta con la participación de estudiantes de pregrado y postgrado, e investigadores asociados al Laboratorio de Nanotecnología, quienes conectan estos conocimientos científicos con las nuevas aplicaciones tecnológicas.