Investigación

Núcleo de Neurociencias presentó resultados de estudio sobre adopción

22/07/2014

img Josefina Escobar, investigadora y directora ejecutiva del Núcleo para las Neurociencias UDP

La investigación buscó conocer los principales problemas conductuales, emocionales y de cognición, en adolescentes adoptados en hogares de acogida.

En el marco del Ciclo de Conferencias organizadas por el Núcleo UDP - Fundación INECO para las Neurociencias (NUFIN) y el Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Social (LaNCyS) de la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales, la investigadora Josefina Escobar presentó los resultados y conclusiones del estudio multinivel que dio conocer los principales problemas conductuales, emocionales y de cognición que emergen de  adolescentes adoptados durante etapas avanzadas de la niñez.  

La investigación “Estudio multinivel en apego: Problemas de comportamiento y cognición social en adolescentes adoptados con antecedentes de privación temprana”, se aplicó a 25 familias que adoptaron niños que vivieron en instituciones o hogares de acogida (Fundación Chilena de la Adopción, Fundación San José para la Adopción y el Servicio Nacional de Menores),  adoptados entre los 6 meses y los 6 años.

La investigadora, también directora ejecutiva del Núcleo para las Neurociencias UDP, explicó –según datos entregados por el Sename – que más del 67% de las adopciones en Chile se realizan después del primer año, experiencias de privación social temprana que pueden impactar en el desarrollo emocional, cognitivo, social y neurofisiológico de los niños cuando estos entran en la adolescencia.

Escobar afirmó que “en términos de políticas públicas, es importante mejorar las condiciones en las instituciones que albergan a niños y adolescentes. Porque para que el cerebro y el mismo niño se pueda desarrollar socialmente de manera óptima, necesita de la experiencia con otras personas”. 

Agregó que “en muchos casos, las instituciones que albergan niños tienen muchas carencias relacionadas con la constante rotación de sus cuidadores, lo que provoca que no exista una figura estable para las necesidades particulares del niño. Muchas veces sólo hay un cuidador a cargo de demasiados niños, careciendo de la posibilidad de experimentar situaciones de vida más individualizadas”.

Algunas de las conclusiones desarrolladas por Josefina Escobar explican que “también es necesario mejorar los procesos post-adopción que permitan apoyar y asesorar a las familias sobre las diferentes etapas del desarrollo que atraviesan los niños”.