Con este descubrimiento se podrían cultivar diversos tipos de especies en climas extremos como el desierto o la Antártica.


Que el cambio climático está afectando progresivamente las tierras cultivables es un hecho indiscutible. Es por esto que Patricio Retamales, académico de la Facultad de Salud y Odontología de la UDP, junto con Rómulo Oses del Centro Regional de Investigación y Desarrollo Sustentable de Atacama, se encuentran investigando el efecto de ciertos hongos en el crecimiento de las plantas en climas extremos como la Antártica.

“Se trata de microorganismos, hongos y bacterias que promueven el crecimiento de plantas locales y que pueden utilizarse como fertilizantes ecológicos en ambientes extremos como el desierto o la Antártica”, explica el Dr. Retamales.

Estos fertilizantes ayudan a que las plantas mejoren sus defensas frente amenazas externas como empobrecimiento de nutrientes en la tierra y que se adapten a diversos tipos de estrés, permitiendo que adquieran más nutrientes en suelos pobres como ambientes extremos. Así, se facilita el cultivo de una gran diversidad de especies como las hortícolas o forestales, de gran importancia para Chile.

Respecto a la motivación de desarrollar este proyecto, los investigadores coinciden en la importancia de expandir el conocimiento en un área de investigación vanguardista en nuestro país, y contribuir al avance de la agroindustria por medio de soluciones tecnológicas, biológicas y ecológicas.

Además de los autores mencionados, participan científicos de la Universidad de Católica de Valparaíso, de Antofagasta, de Talca y de Bío-Bío.