13 / 08 / 2020

La Universidad, al igual que el país, está experimentando dificultades y desafíos inéditos a causa de la actual emergencia sanitaria. Hemos procurado por todos los medios a nuestro alcance mitigar los efectos perjudiciales que esta nueva realidad está teniendo tanto en estudiantes, trabajadores y contratistas. En esta ardua y urgente tarea la Universidad ha contado con la colaboración de toda la comunidad universitaria.

En primer lugar, la Universidad se ha impuesto el propósito de impartir sus clases de pre y posgrado por medios virtuales mientras no se puedan retomar las clases presenciales. Para ello, debió crear más de 3.000 aulas virtuales y capacitar a cerca de 1.000 profesores y 12 mil estudiantes. Hoy, según las estadísticas de uso de CANVAS (la plataforma utilizada en este proceso), sabemos que se realizan más de 500 clases, a las que ingresan del orden de 10.000 alumnos, diariamente.

Para que todos los miembros de la comunidad estudiantil pudieran acceder a esta nueva modalidad de enseñanza, la Universidad ha adquirido más de 2.000 dispositivos de conexión a internet y más de 500 computadores, los que están siendo repartidos entre los estudiantes que los requerían. Además, considerando  las dificultades económicas que muchos de  nuestros estudiantes y sus núcleos familiares han debido enfrentar debido a la pandemia, la Universidad ha ofrecido un programa especial de apoyo económico. Por último la UDP ha decidido mantener la remuneración y el vínculo laboral de todos sus trabajadores, funcionarios y académicos.

En resumen, la Universidad ha puesto en marcha un plan para enfrentar la crisis sanitaria que compromete a la fecha recursos por más de $4.400 millones.

Para más detalles sobre las clases en línea, las medidas asociadas a su implementación  y su funcionamiento acceda AQUÍ.