El proyecto Fonide 170001 examinó cursos de escuelas especiales con y sin Programa de Matemática Funcional.


Buscando dar luces sobre las oportunidades de aprendizaje en matemáticas de estudiantes con discapacidad intelectual en escuelas especiales, un equipo integrado por académicas de la Facultad de Educación presentó recientemente los resultados de un estudio Fonide que profundizó en el tema.

El proyecto fue adjudicado en 2017 por Constanza San Martín, académica de Educación Diferencial, en alianza con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y la Universidad de Viña del Mar. El equipo de investigación también estuvo compuesto por Vanessa Vega (PUCV), Francisco Rojas (PUC), María Victoria Martínez (CIAE), Ximena Paniagua (UDP) y Chenda Ramírez (UVM).

Su objetivo general fue analizar las oportunidades de aprendizaje de matemáticas que se proporcionan a estudiantes con discapacidad intelectual en escuelas de educación especial, en cursos que han implementado y cursos que no han implementado el Programa de Matemática Funcional, explorando la relación entre esas oportunidades de aprendizaje con elementos contextuales de las escuelas y con características de los profesores que las generan.

Constanza San Martín destacó que antes de comenzar este estudio “se carecía de antecedentes que pudieran mostrar qué está pasando dentro de las escuelas efectivamente, que oportunidades de aprendizaje se les está dando a los estudiantes, y tampoco se sabía si este programa de matemática funcional puede haber tenido algún impacto en las prácticas pedagógicas”.

La investigación utilizó una metodología cualitativa, a través de un estudio de casos múltiples: se estudiaron ocho casos, cada uno de los cuales corresponde a un curso de matemáticas de primer ciclo básico de escuelas especiales en las Regiones Metropolitana y de Valparaíso.

Los resultados indican que las oportunidades de aprendizaje que se generan en estos contextos se focalizan en el desarrollo de aprendizajes de primero y segundo básico, casi exclusivamente en el eje de números y operaciones y, que las tareas promueven el desarrollo de habilidades de bajos niveles de demanda cognitiva.

Sin embargo, las características de las oportunidades de aprendizaje que se generan por medio de tareas en soporte gráfico implican un mayor nivel de habilidad y demanda cognitiva en los casos de estudio que sí han implementado los lineamientos del Programa de Matemática Funcional.

En cuanto a las recomendaciones, entre otras cosas se sugiere que los cursos de matemática de la formación inicial y permanente de educadores diferenciales aborden elementos disciplinarios y didácticos, que a través de la diversificación puedan generar oportunidades de aprendizaje de todos los ejes de matemática del currículum nacional, así como la construcción de una comunidad de aprendizaje basada en la colaboración entre docentes de educación diferencial y básica.