Encontrado en UDP.CL

Encontrado en Noticias

Encontrado en Agenda

Encontrado en Carreras

Encontrado en Centros

Encontrado en Cuerpo Académico

Nada ha sido encontrado

COVID-19 y salud mental de estudiantes universitarios: ¿qué podemos hacer?

11 / 05 / 2021

El académico de la Facultad de Psicología Álvaro Jiménez, comparte una App y recomendaciones para el cuidado y autocuidado de la comunidad estudiantil universitaria en el actual contexto de pandemia, que surgen en el marco del desarrollo de su trabajo investigativo. Lee la información completa a continuación:

Durante 2019 se produjo un amplio debate en las universidades chilenas en torno a la salud mental de sus estudiantes. La sobrecarga académica, el estrés y los problemas de salud mental se transformaron en objeto de nuevas demandas universitarias. Este debate ha resurgido en el contexto de pandemia, cuando los jóvenes universitarios han enfrentado períodos prolongados de confinamiento, han tenido que adaptarse a un nuevo escenario de docencia remota y en algunos casos enfrentar un alta incertidumbre económica en sus hogares. A este escenario se debe agregar que, en contexto pre-pandémico, la prevalencia de problemas de salud mental ya era mayor en estudiantes universitarios en comparación con la población general.

The WHO Word Mental Health International College Student Initiative (WMH-ICS), coordinada por la OMS y la Universidad de Harvard, es una colaboración internacional que desarrolla distintas actividades para evaluar la salud mental de estudiantes universitarios y ofrecer intervenciones innovadoras basadas en tecnologías digitales. En el marco de esta iniciativa, durante junio y julio del 2020, el Núcleo Milenio para mejorar la salud mental de adolescentes y jóvenes (Imhay) aplicó una encuesta online de salud mental a estudiantes universitarios chilenos [1]. Contestaron la encuesta 2.411 estudiantes mayores de 18 años de primer año de una universidad pública de Santiago.

Los resultados de este estudio muestran que la pandemia ha impactado la vida de los estudiantes universitarios en aspectos económicos, académicos y relacionales. Seis de cada diez estudiantes sufrió al menos un tipo de acontecimiento adverso en su núcleo familiar durante los primeros meses de pandemia, destacando la disminución de ingresos. Un 47% reportó dificultades para acceder y seguir clases en modalidad online, mientras que un 82,5% reportó haber sufrido problemas de concentración en los estudios y actividades cotidianas.

Por otro lado, tres de cada cuatro estudiantes reportaron que su estado de ánimo es peor o mucho peor en comparación con el contexto pre-pandémico. Casi la mitad de las mujeres y un tercio de los hombres presentó sintomatología depresiva moderada a severa, y 3,2% de los hombres y 5,7% de las mujeres presentó riesgo suicida. Las estudiantes mujeres y las personas que se identifican como “no binarie” presentaron mayores niveles de sintomatología ansiosa y depresiva, así como mayor riesgo suicida.

Los resultados de este estudio también muestran que los síntomas ansiosos y depresivos que presentan los estudiantes no comienzan en la etapa de educación superior, sino que entre los 14 y 15 años. Asimismo, 22% de los hombres y 27% de las mujeres declaró haber recibido tratamiento en salud mental durante el último año, pero más de la mitad interrumpió su tratamiento durante la pandemia.

Estos hallazgos sugieren que los efectos adversos de la pandemia podrían estar impactando en mayor medida la salud mental del grupo de jóvenes universitarios que a la población general. Antecedentes de problemas de salud mental previos, el hecho de vivir en condiciones de hacinamiento en el hogar y el cierre de las instituciones de educación superior son algunos de los factores que podrían estar afectando la salud mental de los universitarios. Asimismo, distintos estudios han sugerido que los jóvenes pueden verse especialmente afectados por la privación de contacto social durante la pandemia, ya que se encuentran en un periodo caracterizado por una mayor necesidad de socialización.

Este complejo escenario se profundiza con otra dificultad: un gran número de estudiantes universitarios afectados por problemas de salud mental no hace uso de los servicios de salud. Según el estudio de Imhay, las barreras para la búsqueda de ayuda entre los universitarios chilenos incluyen elementos actitudinales y estructurales. Dentro de las principales barreras se encuentra el querer afrontar el problema por sí solo, desinformación respecto a dónde y con quién consultar, el alto costo económico de los tratamientos, la vergüenza y el estigma asociado a los problemas de salud mental, así como problemas de tiempo y desplazamiento.

¿Qué pueden hacer las Universidades?

Los hallazgos de este estudio refuerzan la necesidad de implementar intervenciones y estrategias orientadas a favorecer una mejor salud mental de los estudiantes universitarios. En contexto de pandemia, las universidades deben avanzar en el diseño de intervenciones adaptadas a cada realidad local y ofrecer programas escalonados por nivel de gravedad: desde el fomento de espacios de sociabilización en línea y la integración de temas relacionados con salud y bienestar en los programas académicos, hasta la oferta de tratamiento en casos de sintomatología moderada y la derivación fluida a los equipo de salud general en los casos más severos.

Los estudios emergentes sobre el cuidado de la salud mental en pandemia han reportado que es clave controlar la exposición excesiva de los jóvenes a las redes sociales, mantener rutinas y la higiene del sueño, así como mantenerse físicamente activo. Al mismo tiempo, se deben difundir los distintos servicios y redes de apoyo existentes a la comunidad universitaria, entregando información sobre cuándo, dónde y cómo pedir ayuda. Del mismo modo, se deben abordar las barreras de búsqueda de ayuda a través de una sensibilización que permita disminuir el estigma y ofrecer seguimiento de estudiantes que han discontinuado sus tratamientos en salud mental.

Entre los programas disponibles, además de las intervenciones presenciales (psicoterapia, mindfulness, etc.), existen cada vez más intervenciones basadas en tecnología digital. De hecho, en contexto de pandemia distintos sistemas de salud en el mundo han comenzado a

implementar progresivamente herramientas de salud mental digital para reducir la brecha de tratamiento que el COVID-19 ha ampliado. En este sentido, las universidades podrían potenciar el uso de las tecnologías digitales que ya poseen los estudiantes para acceder a las clases en modalidad online. A través de las tecnologías digitales es posible poner a disposición de la comunidad información pertinente en materia de identificación de signos iniciales de problemas de salud mental y avanzar en el desarrollo de sistemas de detección temprana de casos críticos.

En sintonía con estas transformaciones de los programas e intervenciones en salud mental, en el Núcleo Milenio Imhay hemos desarrollado la aplicación para teléfonos móviles “Cuida tu Ánimo”. Esta app tiene como objetivo prevenir de forma oportuna la depresión y el riesgo suicida en adolescentes y jóvenes, por medio de la evaluación y monitoreo de los síntomas depresivos y la entrega de herramientas psicoeducativas, las cuales incluyen hábitos de vida saludable, fortalecimiento de redes de apoyo, regulación emocional, resolución de problemas sociales y promoción de la búsqueda de ayuda cuando es necesario.

La salud mental está asociada a factores sociales, económicos y políticos (vulnerabilidad e incertidumbre económica, desigualdades materiales y simbólicas, déficits de cohesión social, etc.) que impactan la vida cotidiana de las personas y comunidades [2]. Una app permite promover acciones individuales para hacer frente a la adversidad, pero no resolverá condiciones estructurales (determinantes sociales de la salud). Las comunidades universitarias tenemos el desafío y la oportunidad de implementar programas que permitan compatibilizar la formación académica con el bienestar de nuestros estudiantes. Necesitamos la imaginación y el compromiso de toda la comunidad UDP para ofrecer soluciones sustentables.

“Cuida tu Ánimo” se encuentra disponible de forma gratuita en Google Play, AppGallery y App Store. También se puede descargar desde http://imhay.org/cuidatuanimo/

Álvaro Jiménez Molina

Facultad de Psicología UDP

Referencias

[1] Mac-Ginty S, Jiménez-Molina A, Martínez V. (2021) Impacto de la pandemia por COVID-19 en la salud mental de estudiantes universitarios en Chile. Revista Chilena de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y la Adolescencia, 32(1): 23-37.

[2] Duarte F, Jiménez-Molina A. (2021) Psychological distress during the COVID-19 epidemic in Chile: the role of economic uncertainty. Plos One. [manuscript pre-print: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.09.27.20202648v1]

Compartir: