El encuentro, que se inició en septiembre y se prolongó hasta inicios de noviembre, se desarrolló en cuatro etapas a cargo de distintos académicos de la FAAD y contó con la participación de 15 alumnos.


En el marco de los exámenes finales de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño se llevó a cabo la presentación y evaluación de los trabajos ejecutados por los alumnos que asistieron al Taller Internacional Europa 2018.

El encuentro, que se inició en septiembre y se prolongó hasta inicios de noviembre, se desarrolló en cuatro etapas a cargo de distintos académicos de la FAAD: Milán, a cargo de la directora de Modus UDP, Bárbara Pino; Berlín, dirigido por el decano de la FAAD, Mathias Klotz, y el director de la Escuela de Diseño, Jorge Morales; París, también dirigido por Jorge Morales, y Barcelona, encabezado por el director de la Escuela de Arte, Ramón Castillo.

Fueron seis semanas donde el grupo de alumnos de la FAAD –alrededor de 15- debieron ejecutar trabajos en terreno y en colaboración con equipos de universidades locales y extranjeras. La etapa italiana fue junto al Politécnico de Milano y tuvo como objeto de investigación el modus operandi y modus vivendi de la sociedad milanesa. Divididos en cuatro ámbitos: vestirse, alimentarse, vivir y viajar –a través de la observación y trabajo en terreno– se identificaron particularidades y hallazgos con los cuales los alumnos construyeron un propio atlas mnemosyne, que retrató cómo las formas se transforman en actitud-hábitos y comportamientos, que en su totalidad y complejidad construyen el MODUSCAPE de Milano.

En Berlín, en tanto, los alumnos de la UDP trabajaron con sus pares del TU-Braunschweig y de la Manchester University de Inglaterra. Fueron 45 estudiantes con 6 profesores a cargo que desarrollaron un proyecto para los nómades urbanos mediante estructuras prefabricadas en madera puestas sobre la cubierta habitable del ex aeropuerto de Tempelhof. Luego, en París, se reunieron con académicos y estudiantes de post grado de la Universidad Marne-La-Vallée y con estudiantes de pregrado de la Universidad Mackensie, de Brasil. Ahí trabajaron un proyecto de análisis y diseño de escala urbana considerando aspectos de la vida cotidiana que influyen en la vida social de los habitantes de un barrio.

En Barcelona, la etapa final, el taller desarrolló una cartografía crítica a Poble Nou, un barrio de transformaciones humanas y arquitectónicas. Se utilizó la estrategia de la “caza y recolección” de los pueblos nómades, en este caso, la de un grupo de alumnos que se desplazó por Europa. Los sistemas de captura fueron el dibujo, la filmación, la fotografía y los archivos de audio o paisaje sonoro. Posteriormente se realizaron trabajos en grupo que permitieron levantar la información del lugar y, a partir de eso, realizar una primera narrativa o guión expositivo que es lo que se presentó en Chile.