Tres estudios realizados en las áreas de la psicología y la educación buscan resolver problemáticas asociadas a la inclusión en las escuelas rurales, a la prevención de crisis en sistemas de protección a la infancia y a los modelos de parentalidad existentes en Chile.


En el ámbito de la psicología, actualmente dos académicas UDP se encuentran participando de investigaciones que tienen como temática central la infancia y adolescencia insertas en el sistema público chileno.

Es el caso de la profesora Dra. Mónica Peña, académica de la Facultad de Psicología UDP, quien se encuentra trabajando como co-investigadora del proyecto Fondecyt “Reconociendo y Potenciando Prácticas Inclusivas en Educación Rural”. El estudio nace de la hipótesis que las escuelas rurales suelen tener prácticas más inclusivas que las escuelas urbanas, al no tener un proceso de selección. Actualmente la profesora Peña está realizando un trabajo de campo en una escuela de la Región de los Lagos junto a Andrea Hain, investigadora de la Universidad de Los Lagos y cuya investigadora responsable es la académica Carmen Gloria Núñez de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso.

Algunos de los resultados del estudio apuntan a que efectivamente, “las escuelas rurales son establecimientos abiertos a los distintos tipos de estudiantes, que la inclusión ocurre de diversas formas donde la comunidad tiene un lugar de relevancia. A la vez nos hemos encontrado con hallazgos nuevos importantes, por ejemplo, las escuelas peri–urbanas suelen estar muy influenciadas por los devenires de los estudiantes de las escuelas urbanas, y hoy vemos que reciben a muchos niños y niñas que vienen de dichas escuelas donde han tenido problemas para continuar estudiando”, comenta Peña.

Entre los objetivos de la investigación, se cuentan la importancia de relevar el lugar fundamental que tienen las escuelas rurales, la importancia social de la escuela como conector de las comunidades, y el rol fundamental de los profesores y profesoras rurales.

Para conocer más acerca de la investigación en la que participa la Dra. Mónica Peña, ingresa aquí.

Por su parte, las profesoras Dra. Adriana Kaulino y Dra. Ana Vergara, también académicas de la Facultad de Psicología UDP, son las investigadoras adjuntas del proyecto “Prototipo de alerta temprana para sistemas y programas de protección a la infancia desde un enfoque de derechos”, en el cual están trabajando en conjunto con investigadores de la Universidad de Chile y Pontificia Universidad Católica de Chile, además de entidades nacionales y extranjeras.

El estudio financiado por el Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDEF), busca dialogar y generar conocimiento pertinente para enfrentarse a uno de los principales desafíos de la agenda social chilena: la protección y el respeto por la infancia.

En concreto, los aspectos que la investigación intentará mejorar son las condiciones de atención deficiente, riesgos y daños en los niño/as atendido/as, poca información a sus familias, descoordinación de servicios, desigual en el nivel de capacitación de sus equipos de trabajo, fallas en las decisiones claves de intervención, tardanza en los ajustes, falta de evaluación del nivel de calidad de sus ofertas, opacidad en la efectividad de sus gastos e inversiones y la escasa incorporación a nivel de gestión operativa desde un enfoque de derechos, de los sistemas de protección a la infancia, como el SENAME.

Para saber más del proyecto “Prototipo de alerta temprana para sistemas y programas de protección a la infancia desde un enfoque de derechos”, ingresa aquí.

Y desde la Sociología, los egresados de la Escuela de Sociología UDP, Nicolás Contreras y Natalia Bozo, participaron de la investigación “Modelos culturales de crianza en Chile” solicitada por World Vision al grupo de Estudios Socioculturales de la Niñez de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile.

Durante el desarrollo de la investigación, se entrevistó a niños, niñas y adultos, para entender y analizar las creencias y valoraciones que sustentan los diferentes modelos de crianza.

Según comenta Nicolás, “los grandes resultados son tres. El primero es la centralidad de la figura materna en la crianza y también lo que nosotros denominamos el repliegue de la figura paterna. Un segundo resultado, es que gran parte de los niños y niñas experimentan violencia en su crianza y también experimentan ternura. Entonces las crianzas no son ni completamente violentas, ni completamente afectivas o tiernas. Y un tercer punto es el reconocimiento del niño como sujeto de derecho, entonces a partir de la combinación de estas tres grandes cosas, violencia, afectividad y reconocimiento, formamos estilos de crianza”.

En cuanto al aporte de la investigación, los autores plantean los desafíos a futuro: cómo se puede avanzar hacia modelos de parentalidad positiva en tres grandes aspectos: institucionalmente, con modelos de sensibilización y con un enfoque de derechos.

Para leer más sobre el estudio  “Modelos culturales de crianza en Chile”, ingresa aquí.